Científicos desarrollan nuevo método de anestesia sin dolor

Un nuevo método anestésico que utiliza uno de los químicos que da su especificidad al ají picante promete mejorar el modo de tratar el dolor en las cirugías, las intervenciones dentales y durante el parto, informaron investigadores según informó Reuters.

Anestesia sin dolor

Las anestesias locales actuales calman a todas las células nerviosas y no sólo a las sensibles al dolor, lo que genera parálisis total y entumecimiento.

Ese es el motivo por el cual, por ejemplo, los pacientes dentales abandonan el consultorio de sus odontólogos babeando, con la boca dormida y algunos músculos paralizados luego de someterse a un tratamiento de conducto.

Pero ahora, los investigadores hallaron un modo de alcanzar sólo a las células nerviosas sensibles al dolor y esquivar a las neuronas responsables de los movimientos musculares o las sensaciones como el tacto.

Los expertos demostraron el funcionamiento del método en ratas y se sienten confiados en que también funcionará con las personas.

ají

Los científicos dieron a los roedores capsaicina, el ingrediente activo de los ajíes picantes, y un derivado de la lidocaína, la anestesia local de uso común.

En conjunto, estos químicos apuntan a las neuronas sensibles al dolor, impidiendo que envíen señales al cerebro.

Las ratas fueron colocadas en una fuente de calor incómoda y se le pincharon sus patas, pero no mostraron signos de dolor y se movieron y comportaron normalmente.

Las inyecciones hicieron efecto en 30 minutos y el alivio del dolor duró por varias horas.

El primer anestésico general, el éter, fue presentado en 1846 y revolucionó la cirugía. Sin embargo, no mucho ha cambiado conceptualmente en el campo de la anestesia en el último siglo y medio.

El doctor Clifford Woolf, del Hospital General de Massachusetts, uno de los investigadores del estudio publicado en la revista Nature, dijo que el nuevo enfoque podría transformar la cirugía como lo hizo en su momento el éter.
“Imagino que podría expandirse a muchas operaciones,” expresó Woolf durante una entrevista telefónica.

PRUEBAS HUMANAS, PRONTO

Expertos creen que este método podría ser útil en los procedimientos dentales, como las extracciones, además de las cirugías de rodilla y otras operaciones en las articulaciones.

También podría funcionar en el tratamiento del dolor que sufren las mujeres durante el parto y posiblemente sería útil para aliviar dolores crónicos.

Un enfoque similar, agregaron los expertos, podría detener la picazón que produce el eccema, la hiedra venenosa y otras condiciones.

“En principio, las neuronas sensibles al dolor se parecen lo suficiente en las ratas y en los humanos como para que la misma estrategia funcione en las personas,” señaló Bruce Bean, de la Escuela de Medicina de Harvard, otro de los científicos que participaron en la investigación.

Woolf se mostró optimista de que “en dos o tres años” se realicen las primeras pruebas en seres humanos.

Los químicos reunidos en la nueva inyección tienen la ventaja de bloquear la actividad de las neuronas sensibles al dolor sin impedir que sigan funcionando otras células nerviosas.

Fuente: Reuters

No comments yet.

Deja un comentario

Código de seguridad *